ORIGEN VISCERAL


Muchos de los disturbios que pueden aparecer en nuestro estado de salud tienen que ver con el estado de las vísceras y de los órganos de nuestro cuerpo. Así las lesiones viscerales van a aparecer como fuente originaria de bastantes procesos, que bien pueden aparecer en el mismo órgano afectado como en cualquier otra estructura del cuerpo.

Vamos a definir la lesión visceral como una falta de un correcto movimiento del órgano. Los órganos y vísceras se están moviendo continuamente. Por un lado se habla de la motricidad de los órganos, movimiento producido por los movimientos del diafragma durante la respiración, los movimientos producidos por el latir del corazón, por el movimiento producido por la musculatura asociada a los órganos con los movimientos del aparato locomotor.

Por otro lado se habla de la motilidad de los órganos,  que es un movimiento particular de cada órgano en referencia a un eje propio y con una amplitud variable también a cada órgano. Es un movimiento cíclico de dos fases, asemejable a una especie de campaneo, con una frecuencia de 6 a 8 ciclos por minuto. Este tipo de movimientos tienen su origen en las etapas de desarrollo embrionario y en la memoria celular de los movimientos de crecimiento y adaptativos de esa fase embrionaria.

Cualquier alteración de estos movimientos va a poder causar disturbios bien en el propio órgano o en cualquier otra estructura como se ha dicho anteriormente. Para comprender esto bien nos tenemos que fijar en el transporte del estímulo nervioso. Las causas de estas alteraciones en los movimientos viscerales pueden ser tan diversas como espasmos en la musculatura asociada al órgano, espasmos o fijaciones en las fascias de tejido conjuntivo que los rodean, cicatrices por operaciones quirúrgicas, ptosis o caídas del órgano por perdida de tensión en los ligamentos que les sirven de sostén, adherencias producidas por otras  estructuras aledañas, etc.

Vamos a incidir de nuevo en que cuando se habla de lesión visceral, nos estamos refiriendo al movimiento del órgano, no a su funcionamiento.

Si dividimos el cuerpo humano longitudinalmente en tres partes, una derecha, otra central, y otra izquierda, podemos ir enmarcando en ella los órganos y vísceras que nos encontramos. Así tenemos:

-          Parte derecha: pleura, hígado, vesícula biliar, duodeno, riñón derecho, ovario derecho, ciego, píloro, oddi, válvula ileocecal.

-          Parte central: laringe, intestino delgado, útero, próstata, vejiga.

-          Parte izquierda: pleura, estómago, páncreas, bazo, yeyuno, riñón izquierdo, ovario izquierdo, sigmoides, cardias, anillo duodeno-yeyunal.

Los señalados en negrita no son órganos en sí, sino que son esfínteres que se encuentran a lo largo del tracto digestivo. Así cardias es la entrada al estómago y píloro es la salida de él, oddi se encuentra situado en la segunda porción del duodeno y corresponde a la ampolla de Vater, donde se vierten los jugos pancreáticos y sales biliares al duodeno. El anillo duodeno-yeyunal está en la unión de estas porciones, y la válvula ileocecal está en la unión de el intestino delgado con el grueso. Están extremadamente bien fijados y así su posición se puede delimitar con exactitud. Su movimiento debe ser a favor de las agujas del reloj. Se pueden lesionar de dos maneras, una es no girando con lo que se dice que está congelado, y otra es girando en sentido opuesto a las agujas del reloj y en este caso se dice que está invertido.
 

-          Cardias, a un través de dedo a la izquierda del apéndice xifoides.

 

-          Píloro, cuatro traveses de dedo por encima del ombligo y tres traveses de dedo a la derecha.

 

-          Oddi, tres traveses de dedo partiendo del ombligo en diagonal hacia el hombro derecho.

 

-          Anillo duodeno-yeyunal, tres traveses de dedo partiendo del ombligo en diagonal hacia el hombro izquierdo.

 

-          Válvula ileocecal, si trazamos una línea entre la cresta ilíaca antero superior y el ombligo y la dividimos en tres partes

proporcionales, está situada en la primera división.

 

Volver a principal